Cojones (con perdón)

Ya se me perdonará el «palabro» de esta entrada, pero las sonrisas que provoca este vídeo -sonrisas que, por otro lado, son absolutamente cultas- merecen la pena.

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.